A cambio de unas chevas bien frías, esta vieja teporocha se dejó chingar el culito como toda una putita de la Merced.
DESCARGAR VÍDEO
A cambio de unas chevas bien frías, esta vieja teporocha se dejó chingar el culito como toda una putita de la Merced.

Todos en la escuela sabemos que la vieja es bien borracha desde que estábamos en la prepa. Decían que uno de sus tíos la había corchado luego de empedarla y que a la perra le había gustado tanto su desflore que se mamaba casi a diario para recordar las tremendas zarandeadas que le dio su tío esa noche de la peda. El caso es que siempre se quedaba sin feria y a fin de quincena pasaba vendiendo “dulces” (si saben a lo que me refiero) para hacerse de su lanita e ir a empedarse a los Chivos. Pero ahora que todos acabamos de pagar la inscripción y andamos sin dinero, a la putita no le quedó de otra que ofrecer la panocha para conseguir su biberón.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed