Al chile le dije que si quería venir a chingar conmigo y la hembra andaba tan caliente que en chinga recogió sus cosas y vino conmigo al motel.
DESCARGAR VÍDEO
Al chile le dije que si quería venir a chingar conmigo y la hembra andaba tan caliente que en chinga recogió sus cosas y vino conmigo al motel.

La vi bailando sobre la pista y me figuré que la chavita tenía ganas de verga. Me acerqué a ella, la tomé de la cintura y se la robé al vato con el que estaba bailando, la empiné frente a mi mientras la morra comenzaba a menear el culo como toda una zorra al ritmo del reggaetón, untándome la cola en la reata que comenzó a ponerse como piedra mientras ella movía más rico las nachas y me hacía suspirar de placer en medio del gentío. Me di cuenta que estaba ya medio borracha porque sus pasos eran torpes pero sin dejar de ser sensuales, así que sin poder soportar más las ganas de follarla, le dije que nos fuéramos de motelazo y la puta en chinga se subió a mi coche.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed