Al principio tenía miedo de que grabara su rajita mojada, pero cuando sintió que le empujaba la verga bien al fondo hasta se olvidó de que seguía grabando.
DESCARGAR VÍDEO
Al principio tenía miedo de que grabara su rajita mojada, pero cuando sintió que le empujaba la verga bien al fondo hasta se olvidó de que seguía grabando.

Cuando vi sus chichotas rebotar a cada estocada que le daba en esa panochita apretadita y bien jugosa en la que tenía metida la reata, tuve que hacer un chingo de esfuerzos en no acabar. Sentía como mi leche estaba a punto de estallar e inundar las entrañas de su cuevita húmeda y estrecha que palpitaba alrededor de mi verga y la apretaba, como queriendo ordeñarme toda la leche que tenían mis huevos hasta dejarlos vacíos. Era imposible de creer que hasta antes de sentir la cabecita de mi verga abrirse paso dentro de su chocho caliente, mi morra tenía nervios y estaba chiveada de que la estuviera grabando, y que esa misma chica se hubiera de repente convertido en una putita cachonda que temblaba al ritmo de mi verga.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed