Chingándome a la urgida de la comadre, recién se murió el compadre y la pobrecita andaba bien hambrienta de verga.
DESCARGAR VÍDEO
Chingándome a la urgida de la comadre, recién se murió el compadre y la pobrecita andaba bien hambrienta de verga.

Hace menos de tres meses que murió su esposo y la putita ya moría por meter otro macho en su cama. Ya me había dado cuenta que la comadre estaba bien chipil, viniendo a chillar con mi vieja todo el tiempo. Pero hace dos semanas mi señora no estaba en la casa y ella llegó hecha un mar de lágrimas. Como yo no tengo puta idea de qué hacer cuando las viejas andan de sentimentales, le invité unas chelas para que se relajara, pero la pendeja se puso bien peda en chinga y terminó confesándome que el pedo no era que extrañara a su esposo, sino que extrañaba la verga de un hombre taladrándola bien fuerte.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed