Chingándome a la vieja de uno de los trabajadores en el cuarto de herramientas, la putita tenía que apretar los labios para que no se escucharan sus pujidos.
DESCARGAR VÍDEO
35.865 visitas
| REPORTAR
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Chingándome a la vieja de uno de los trabajadores en el cuarto de herramientas, la putita tenía que apretar los labios para que no se escucharan sus pujidos.

La neta me estoy pasando de verga con un empleado que siempre ha sido bien cumplidor y chambeador, pero tiene una vieja tan sabrosa y buenorra que era imposible no caer en la tentación de acabar culeándomela. Sólo un maricón podría resistirse a la tentación de esa belleza morena, con sus tetas bien sabrosas que rebotaban de un lado a otro mientras yo bombeaba su panocha salvajemente y la hacía estremecerse de placer. Era demasiado excitante escuchar sus gemidos silenciosos de placer mientras sentía cómo corrían por mis piernas los jugos que le exprimía de la papaya y que se mezclaban con los míos para llevarnos al éxtasis sexual más intenso

Ver comentarios

Comentarios

Embed