Conociendo a mi tía nunca me imaginé que se sabía gozar tanto una verguiza de cola. Mi vieja no le llega ni al culo
DESCARGAR VÍDEO
Conociendo a mi tía nunca me imaginé que se sabía gozar tanto una verguiza de cola. Mi vieja no le llega ni al culo

Mi vecina es una vecina especial, mientras todos tienen unas viejas amargadas , yo tengo a mi propia puta. Comenzó viendo a casa por favores pequeños a mi mujer pero cuando ella empezó a trabajar en la ciudad empecé a quedarme solo. Claro que mi vecinita seguía pidiéndome favores hasta que me pidió que la empalara. Sin importar nada, a esta puta le destrozo el pedorro cada vez que viene a tocar a mi puerta. Este día fue especial porque estaba de visita mi compañero del trabajo, cuando se apareció la ruquita a mi puerta y me la chingué junto a mi cuate.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed