Creo que preñé a mi sobrinita… apretaba bien rico la panocha que no me aguanté para sacarle la reata y no regarle los mecos bien adentro.
DESCARGAR VÍDEO
Creo que preñé a mi sobrinita… apretaba bien rico la panocha que no me aguanté para sacarle la reata y no regarle los mecos bien adentro.

Ahora, ¿qué chingados vamos a hacer? ¡toda la familia nos la va a armar de pedo si se llegan a enterrar de que anduvimos cogiendo. Mi hermano segurito me mata, porque él adora a su hijita favorita y a huevo que me parte la madre si sabe que le estrené a su tesorito hermoso. No habrá de explicarles que siempre hubo un lazo especial entre nosotros y que, ahora que la volví a ver después de varios años, ese lazo se transformó en amor y en un deseo irrefrenable de sexo ardiente que me hizo perder la razón y ni siquiera fijarme en que la estaba cogiendo sin condón. Neta que las hembras son la perdición de los hombres, sobre todo si están tan buenas como ella.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed