Estaba tan sabrosa la güerita que le propuse liberarle sus prácticas profesionales a cambio de una rica culeada.
DESCARGAR VÍDEO
Estaba tan sabrosa la güerita que le propuse liberarle sus prácticas profesionales a cambio de una rica culeada.

Por experiencia sé que la mayoría de las practicantes que me mandan las inútiles de Recursos Humanos son igual de pendejas que ellas. Por eso estaba ya listo para ponerla a sacar fotocopias y prepararme el café durante los siguientes meses, pero cuando vi lo rica que estaba la morra me dije que podía aprovechar para comerme a una chavita universitaria que se notaba que todavía tiene el chocho bien apretado. Intenté llegarle de varios modos, pero como tiene morro la escuincla, nomás no había como convencerla de culear… hasta que se me prendió el foco y le dije que estaba dispuesto a liberarla de las prácticas para que ya no tuviera que venir a la chamba, a cambio de una sabrosa culeada.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed