La culona de mi mujer fantaseaba con ser brutalmente violada por un grupo de vatos malandros, así que se la ofrecí a los albañiles a cambio de grabarlos.
DESCARGAR VÍDEO
La culona de mi mujer fantaseaba con ser brutalmente violada por un grupo de vatos malandros, así que se la ofrecí a los albañiles a cambio de grabarlos.

Desde hace años mi mujer me confesó, roja de la pena, de que su mayor fantasía sexual era ir caminando en una noche oscura y que una bola de pandilleros la acorralara para violarla bien sabroso hasta dejarla rebosando de lechita caliente por cada uno de sus hoyos. La verdad a mí igual me prendía un chingo la idea de ver que otros weyes se la chingaran bien cabrón, así que aproveché a los albañiles que trabajaban en mi casa para que agarraran a mi mujer como su putita privada. Ella los sedujo andando en panties todo el día y coqueteando con ellos para ponerles dura la cabezona, yo mientras tanto me ando buscando otra perrita calenturienta para reemplazar a mi vieja.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed