Me pone como burro cuando mi vieja se deja pringar su hermosa carita de mis mecos y luego se lo traga todo con sus dedos.
DESCARGAR VÍDEO
Me pone como burro cuando mi vieja se deja pringar su hermosa carita de mis mecos y luego se lo traga todo con sus dedos.

Son esos hermosos ojos de color los que hacen que me excite un chingo cuando los veo suplicantes y mostrando el deseo de mi morra por recibir toda mi lechota en su carita de niña inocente. Me prende cabrón verla abrir la boca a su máxima capacidad y sacar su lengüita suave para recibir lo más directamente que pueda toda la lefa posible. Pero aunque me riegue a chorros y acabe bañándole el rostro de semen de macho cabrío, a mi vieja le da igual, si no es que la pone más caliente aún, y comienza a recoger los restos de leche con sus deditos delgados y empieza a chuparlo y saborearlas de un modo tan sensual que acabo poniéndome duro otra vez para que mi hembra me siga ordeñado.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed