Mi hermano y yo pusimos a las putitas golosas de nuestras viejas a mamarnos bien sabroso la reata entre las dos.
DESCARGAR VÍDEO
Mi hermano y yo pusimos a las putitas golosas de nuestras viejas a mamarnos bien sabroso la reata entre las dos.

Mientras yo me cogía a la esposa de mi hermano, él se estaba garchando a la mía sin que ninguno lo supiera. Resulta que las putitas se habían puesto de acuerdo para sernos infieles con el esposo de la otra y así tener dos vergas disponibles para ensartarse en sus chochos calientes. No nos hubiéramos enterado si no hubiera sido porque un día mi esposa dejó abierto su Facebook y la conversación con mi cuñada en la que se daban consejos sobre como deslechar a sus respectivos maridos. Le mandé la conversación a mi hermano y entre los dos nos la ingeniamos para enfrentar a nuestras mujeres y mandarlas a chingar a su madre. Pero cuando lo hicimos, las putitas comenzaron a desnudarse y a decirnos que podíamos jugar juntos los cuatro y pasarla bien rico. Intenté resistirme, pero tenían razón, estoy viviendo la mejor experiencia sexual de mi vida.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed