Mi sex-amiga regresó de vacaciones en Acapulco y lo primero que hizo fue venir a enseñarme el bronceado de su tanguita.
DESCARGAR VÍDEO
Mi sex-amiga regresó de vacaciones en Acapulco y lo primero que hizo fue venir a enseñarme el bronceado de su tanguita.

Vino bien caliente porque dice que aunque cogió con vatos bien vergones y aguantadores, ninguno sabe chuparle ese coñito delicioso tan rico como yo. Así que regresó bien jariosa de sus dos semanas de vacaciones en Acapulquín y le urgía exprimirse todo el jugo de papaya tan pronto como fuera posible, así que esa misma noche pasó a mi cantón, aprovechando que su novio médico estaba de guardia, y le entré duro a la chamba de hacerla chorrearse de placer sobre mi cama. Si de por sí le traía ganas a la zorra, cuando vi las marcas de su tanga de putita en su piel bronceada, pude imaginármela puteando en las playas de Guerrero y me puse más cachondo.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed