Mientras mi madre duerme en el cuarto de al lado, mi hermana se muerde los labios para no despertarla con sus gemidos de placer.
DESCARGAR VÍDEO
Mientras mi madre duerme en el cuarto de al lado, mi hermana se muerde los labios para no despertarla con sus gemidos de placer.

No había visto a mi hermana desde hace tres años, cuando siendo todavía una chamaca pendeja se casó con el imbécil ése que la golpeaba y del que tuvo que salir huyendo para ir a refugiarse a casa de mi madre. Pero yo ya no era el mismo, en ese tiempo ya me había convertido en todo un hombre y ella se dio cuenta. También ella se veía más sensual y más sabrosa de lo que yo recordaba, al parecer su esposo la obligaba a conservarse bien rica y la neta es que hizo un buen trabajo. Cuando llegué, mi madre iba a dormir con mi hermana porque su cuarto ahora era una bodega, pero ella no quiso “molestarla” y dijo que estaría bien si dormía en mi cuarto. Mi madre, ingenua, aceptó y desde la primera noche era palpable la tensión sexual entre nosotros… hasta que una noche simplemente estalló.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed