No le dije a mi mujer que me subieron el sueldo para poder gastármelo con putitas cachondas como ésta.
DESCARGAR VÍDEO
No le dije a mi mujer que me subieron el sueldo para poder gastármelo con putitas cachondas como ésta.

Ya todos conocen la historia: mientras tu vieja es tu novia, puta, es la vieja más sexosa y cachonda que puede ser, se pone lo más buenota que puede y procura deslecharte bien rico para amarrarte y que hagas la pendejada de casarte. Ya una vez que casas, las culeras cambian un chingo y ahora quieren que les des algo cada que vez que te las coges, y además se ponen bien gordas y fodongas. Por eso, aprovechando que me subieron el sueldo en la chamba, se lo he ocultado a mi vieja para que no se entere que gasto el extra con hembras bien sabrosas y calenturientas que me complacen mejor que mi vieja y por menos dinero.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed