Se va a quedar como perro de las dos tortas la muy putona, su vato ya supo que me la estoy cogiendo y yo definitivamente no quiero una novia putona
DESCARGAR VÍDEO
Se va a quedar como perro de las dos tortas la muy putona, su vato ya supo que me la estoy cogiendo y yo definitivamente no quiero una novia putona

Me le acerqué en una peda y la morra me dijo que no tenía novio, así que confiado empecé a tirarle los perros hasta tenerla empinadita sobre mi cama. Cuando me la estaba cogiendo que suena su teléfono y me dice que le urgía contestar, que no hiciera ruido. Me quedé quieto, con la verga bien adentro, hasta que escuché cómo le hablaba a un hombre diciéndole que iba a llegar a la casa al día siguiente, que no la esperara. Clarito escuché que el vato le dijera “te amo, mi amor” y entonces, me prendí un chingo de haber descubierto a una perra infiel y comencé a bombearla salvajemente la panocha mientras ella se esforzaba en que no la escucharan, pero no pudo aguantar el orgasmo y su novio (o esposo) la escuchó gemir de placer. El pedote que se armó después, no hace falta contárselo.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed