Terminé empinándome en su casa a la linda hermanita de mi compadre que está cayéndose de buena.
DESCARGAR VÍDEO
Terminé empinándome en su casa a la linda hermanita de mi compadre que está cayéndose de buena.

Neta que no sé en qué estaba pensando mi compadre para presentarme a una hembrita tan sabrosa como su hermanita, si ya sabe que soy bien cabrón y no respondo de mí cuando veo un rico par de nalgas de vieja redonditas y bien sabrosas. A huevo que me metí de lleno a trabajar a la morra para enamorar y, después de un mes de visitas, la vieja terminó aflojando… ¡en casa de mi compadre! Fue un día que él salió con su mujer a atender unas diligencias y pues nos dejaron solos, como ya la tenía bien calientita no tuve que rogarle mucho para que aceptara empinarse y dejar meter la reata bien al fondo de su conchita apretada.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed