Aposté con mi primita a qué seguro que ya no era virgen y la pendeja me dejó esculcarle la panochita para comprobarlo.
⇓ DESCARGAR VIDEO
Aposté con mi primita a qué seguro que ya no era virgen y la pendeja me dejó esculcarle la panochita para comprobarlo.

Mi prima siempre ha sido muy tontita, tanto que a veces hemos pensado que tiene algún problema en su cerebro porque no es normal que sea tan inocente. Eso, o navega con bandera de pendeja y se escuda en ello para hacer sus puterías. El punto es que llegó conmigo preguntándome qué es ser virgen, que porque lo había visto en la tele. Le dije que no mame, que a su edad cómo no va a saber, y ella me dijo “no, primo, enséñame”. Me sonó a insinuación y le dije que podía mostrarle pero que tenía que desnudarse si quería que le enseñara. No se lo dije dos veces y ya tenía su panochita estrecha a mi alcance… y por sí, si era virgen.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed