Caché a los infieles en plena faena y la morra aceptó mamarme la verga para que no despertara a su vato.
⇓ DESCARGAR VIDEO
Caché a los infieles en plena faena y la morra aceptó mamarme la verga para que no despertara a su vato.

Ya tenía rato que me había dado cuenta que estos calenturientos se traían algo porque las miradas de pasión que se echaban eran demasiado evidentes. Pero nunca pensé que los cabrones fueran a destramparse tanto como lo hicieron en mi peda de cumpleaños. Tanto él llevó a su chava como ella a su vato y al principio andaban tranquilos, tapándole el ojo al macho. Pero una vez que empedaron a sus parejas se dieron chance para empezar a putear un poco más, hasta que la chava del wey se fue a su casa a dormir y el vato de ella se quedó dormido en la sala. Se desaparecieron un rato y fue ahí cuando los encontré culeando en mi cuarto

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed