Dándole por la papaya a esta puta embarazada

24 min
No olvides dar Like si te gustó!

Ya me había contado algunas historias de terror acerca de cómo algunas viejas de mis cuates se habían puesto bien pesada y no se habían dejado coger durante los meses de su embarazo. Afortunadamente, cargar con mi hijo no hizo sin incrementar su deseo de más verga y más lechita caliente en el fondo de su panocha. Antes sólo cogíamos una vez cada tercer o cuarto día, pero ahora que dejo su chamba me recibe en la casa todos los días semidesnuda, con su tanguita que sabe que me excita un reputero y se baja a chuparme el camote hasta exprimirle todo el jugo, bebérselo y relamerse los dedos para no dejar escapar ni siquiera media gota.


Compartir Tweet