Dándole verga a una compañerita del trabajo que aunque está casada es bien facilota.
⇓ DESCARGAR VIDEO
Dándole verga a una compañerita del trabajo que aunque está casada es bien facilota.

Ahora que trabajo en una tienda de telas llena de puras viejas me doy cuenta que la mayoría de las señoras de más de 30 años están muy desatendidas por sus maridos y andan bien urgidas dispuestas a clavarse el fierro del primer macho con buen palo que se les ponga enfrente. Así que me acerqué con la más amargada de mis compañeras, suponiendo que es la peor cogida, y mi instinto efectivamente no me falló porque con decirle dos que tres palabras bonitas y acariciarla delicadamente para hacerla estremecerse de placer, ya estaba la morra lo suficientemente mojada y ganosa para aceptar irse a mi cantón y cabalgar sobre mi estaca como toda una zorra profesional.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed