Después de esta tremenda cogidona, mi amiga tetona se olvidó del pendejo de su ex.

20 min
No olvides dar Like si te gustó!

Después de esta tremenda cogidona, mi amiga t

Somos amigos desde hace dos años pero jamás habíamos disfrutado
de nuestros cuerpos, porque desde que la vi por vez primera ella ya tenía vato.
La neta sí le llegué a dedicar dos que tres manuelas, a la salud de ese hermoso
par de tetas morenas. Pero por suerte el novio de la chava salió un pendejazo y
le puso los cuernos a la pobre con una doña que le aventó el calzón y pues lo
cacharon con las manos  en la masa. Mi
amiga, desconsolada, vino en chinga a verme y mientras la abrazaba no pude
evitar que se me pusiera bien tiesa sintiendo el calor de sus chichotas contra
mi cuerpo, pero ella no se chiveó y se dio la vuelta para que le untara el
camarón en las nalguitas


Compartir Tweet