Desvirgué a la hermanita de una amiga mientras sus jefes dormían la siesta de mediatarde.
⇓ DESCARGAR VIDEO
Desvirgué a la hermanita de una amiga mientras sus jefes dormían la siesta de mediatarde.

Me costaba trabajo comprender como una chavita con la cara de angelito que tiene esta morra, podía llegar a convertirse en una perrita calenturienta y bien sexosa. De la noche a la mañana quedó bien sabrosa y empezó a palpitarle la panocha de deseo porque no había visita que no hiciera a casa de mi amiga en que ella no aprovechara para coquetearme. Mi amiga se terminó dando cuenta de lo que hacía su hermanita y me dijo “si te la quieres coger, no te culpo, ya vi cómo te zorrea mi carnala”. Eso sí, me pidió que si iba a culearmela que lo hiciera discreto y que la hiciera vibrar de placer como suelo hacerlo con las putas que conozco.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed