Ella es una niña bien de la Condesa y yo un simple albañil que trabaja al lado de su casa
DESCARGAR VÍDEO
Ella es una niña bien de la Condesa y yo un simple albañil que trabaja al lado de su casa

Siempre la veía pasar cuando volvía de la escuela, meneando su culito hermoso en unos pantalones apretados que a veces marcaban su pata de camello y me ponía la verga bien tiesa de sólo imaginarme metiéndola en la construcción para penetrarla. Pero el destino se puso de mi lado y no tardé mucho en ver que ella también me volteaba a ver y me sonreía discreta, pero no se atrevía a nada por culpa del resto de albañiles. Pero en eso cancelaron la obra por falta de feria y nos dijeron que ya sólo necesitarían un guardia, pero que la paga era mucho menor. Me valió madres, al fin y al cabo estoy chavo y no tengo que mantener a nadie, y me quedé de guardia únicamente para ver a la morra. Entonces, cuando vio que estaba yo solo, si se acercó y empezó nuestra historia sexual… tal y como la había fantaseado.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed