Jamás me había chorreado tan intensamente como cuando al fin pude tragarme una verga joven y lechosa… ¡la de mi sobrino el futbolista!
⇓ DESCARGAR VIDEO
Jamás me había chorreado tan intensamente como cuando al fin pude tragarme una verga joven y lechosa… ¡la de mi sobrino el futbolista!

Siempre he sido muy apegada a mis sobrinos, sobre todo con el mayor, ya que prácticamente yo lo crecí solo, luego de que su mamá se fue a putear con otro vato y mi hermano comenzó a emborracharse un día sí y el otro también. Como nuestras casas están pegadas y comparten patio, se le hacía fácil cruzarse y pasar todo el día conmigo. Lo quería mucho, pero cuando comenzó a convertirse en hombrecito me volvió loca por él, se veía tan sensual que no había noche que no me dedeara pensando en su chulo cuerpo viril. Un día que fui yo a su casa, sin embargo, lo encontré chaqueteándose. Los dos nos sacamos de onda un chingo, pero entonces siguió jalándosela y me dijo “lo siento tía, no he estado con mujer y una vez que empiezo tengo que terminar”. Pueden imaginar lo que hice a continuación…

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed