La ingeniera Chanel Preston víctima de enardecidas vergas

12 min
No olvides dar Like si te gustó!

A veces el estrés lleva a las personas a romper cosas, golpear paredes, darse putazos a sí mismas, en otros casos se chingan a sus jefas como es el caso de Chanel Preston, ella estaba supervisando la ejecución de una obra de construcción para que todo quede chido y reciban buena lana, pero al parecer no fue buena idea contratar a afroamericanos del Bronx para realizar esas labores, Chanel estaba exigiendo mayor rapidez y ellos reclamaron sus derechos laborales «a ver a ver mijita, dormimos una hora al día y estamos cansados, ahora te vamos a dar duro» y fue así que la bonita nalgona quedó a merced de estas corajudas vergas que entraban por su culo y su boca, ella no podía hacer mucho más que disfrutar.


Compartir Tweet