La maestra de mi hijo se veía bien hambrienta de lechita de macho así que la empiné en mi casa mientras mi esposa estaba fuera de casa.
DESCARGAR VÍDEO
La maestra de mi hijo se veía bien hambrienta de lechita de macho así que la empiné en mi casa mientras mi esposa estaba fuera de casa.

La maestra de preescolar de mi hijo estaba bien amargada pese a que está bien sabrosona, así que me propuse quitarle la jeta de culera con unas buenas metidas de verga. Se nota que hacía rato que a la pobre no le habían dado chile porque sólo tuve que hacerle unos pocos regalitos y hablarle bonito haciéndole cumplidos sobre sus hermosas y enormes tetas blanquitas adornadas de sus deliciosos y masticables pezones rosados, para que la pobre putita acabara babeándose por mí y urgida de sentir que la penetrara brutalmente hasta exprimirle la última gota de su papaya candente y jugosa que me volvía loco de placer mientras gemía sobre la cama que comparto con mi mujer.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed