La morra de mi carnal estaba tan perdida que le dejamos la verga entre los dos y ella ni siquiera se acuerda
DESCARGAR VÍDEO
La morra de mi carnal estaba tan perdida que le dejamos la verga entre los dos y ella ni siquiera se acuerda

O al menos eso es lo que las zorrita nos dice porque la neta, considerando el modo tan cachondo en el que se movía para clavarse chido mi reata mientras le daba una señora mamada a mi cuate el Flaco, tan chingona que el wey tenía que sacarle la verga de la boca cada treinta segundos nomás para evitar que fuera a botar la leche demasiado rápido por los ricos lengüetazos que la zorra, sedienta de leche, le daba en la cabeza de su verga mientras, al mismo tiempo, rebotaba como loca sobre mi pito que se sentía a punto de explotar dentro de su panocha por lo chingón que la meneaba, así que como ni mi cuate ni yo aguantábamos más, ambos le aventamos la leche al mismo tiempo.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed