La sensual enfermera de papá me atiende más chido que mi vieja

23 min
No olvides dar Like si te gustó!

Debo
reconocer que al principio estaba bien encabronado de tener que pagar por una
vieja que atendiera a mi jefe después de su última embolia, pero a la larga ha
demostrado ser la lana mejor invertida. La chava no sólo cuida bien de mi
padre, sino que además me da lo que mi vieja ya no: desde que llegó a visitarlo
me sirve la comida, me masajea los hombros y, mientras papá duerme como casi
todo el tiempo, ella se mete debajo de la mesa para tragarse mi chorizo como desesperada. A veces tiene hambre y se traga mi lechita, otras la panocha le
escoce y necesita de mi verga entre las piernas, pero siempre me saca los mecos
tan rico que se lleva propina diaria todos los días la putita


Compartir Tweet