Las patitas se le doblan mientras la embisto por detrás en su habitación.

5 min 61 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Ya van varias chavas que me dicen que me mancho a la hora de
cogerlas y luego se terminan agüitando porque les clavo hasta las bolas. Pero
mi prima no sólo aguantó vara, si no que me deslechó más rico que ninguna otra
vieja antes que ella. Aunque se le alzaban las patitas y quedaba flotando sobre
mi verga cuando mis huevos chocaban con la entradita a su cuevita húmeda y
maltratada por tanto serruchazo intenso y sin compasión, ella aventaba la
colita hacia atrás, gemía y se tapaba la boca para que sus gritos de placer no
se escucharán hasta la casa de al lado, mientras sus chorros inundaban mis
huevos y las gotas caían hasta mis pies.