Masajes chingones en mi verga con esta vieja de Tabasco

2 min
No olvides dar Like si te gustó!

Y pensar que cuando vi el letrero que decía «Masajes» pensé que me pasarían las manos por la espalda y tal vez el culo pero no, la cosa era un desmadre total, no era un putero pero casi casi, la vieja que me atendió me explicó los servicios y no tenía mucha lana para pagar una cojida con ella pero me hizo una oferta especial por un trabajo manual y resultó ser bien chingón, primero me acarició los huevos y me dijo «Uy qué rico acá hay harta leche mijo!» jaja y en seguida empezó a sacudir mi arma de guerra, me recargó la escopeta como una guerrilera en campo de batalla, o sea que me la jaló hasta que de un rugido expulse mecos como si fuera lluvia ácida. 


Compartir Tweet