Me cojí a mi hijastra guerita

2 min
No olvides dar Like si te gustó!

Lo sé, soy un vato bien culero pero qué puedo hacer si la chavita había llegado del antro bien pinche peda y su madre que es canadiense me ha castigado con un mes sin coshar, las razones me las reservo pero bueno, esa noche fue bien loca y extraña, tengo una reata abominable y creo que es gracias a la herencia genética de mi abuelo, creo que me pone también bien calenturiento, pero como les digo ella llegó a casa algo borracha y la regañé, le dije que debe comportarse como una chica bien pero se encueró delante de mí y se fue a dormir, no debió hacer eso porque fui directo a cojérmela, el tamaño de mi reata la puso bien despierta, le gustó y juró no decirlo nunca a su madre. 


Compartir Tweet