Mi tía me cachó jalándomela en su baño y no quiso que desperdiciara toda esa leche.

4 min | Categorias: Incesto , Rubias19
Descripción

Las envidiosas de las vecinas chismosas llevan años hablando mal de mi tia porque, a diferencia de ellas, se conserva todavía muy bien para su edad y ha conseguido seducir, no únicamente a los calenturientos de sus esposos que le hacen regalos para que ella los desleche, sino que por puritito placer se ha ofrecido a varios de sus hijos para estrenarlos y enseñarles a complacer a una mujer. Obviamente yo no iba a hacer la excepción y un día, cuando me cachó jalándole el cuello al ganso en su baño oliendo sus calzones usados que apestaban delicioso a pescado, me dijo “pero ¡cómo has crecido Andrés! Eso no se puede quedar así, deja que tu tía se encargue” mientras se empinaba ofreciéndome el culo para que se lo dejara ir completito y por detrás.