Monja desobediente desata sus bajas pasiones con feligrés

Descripción

Bueno no hace falta saber idiomas como arameo o latín, alguna lengua muerta para saber que a esta monja el padre ya le dio una advertencia para que deje de ser tan puta o en caso contrario sería eyaculada del convento, parecía haber entendido el mensaje pero cuando le tocó recibir a un feligrés, nuestra monja putita no pudo evitar contener sus impulsos chingones del sexo y terminó cediendo a los pecados carnales comiéndose justamente un pedazo de carne dura y ya habiendo cometido ese pecadillo pues se la chingaron por el culito… tendrá que dejar el hábito pero la pasó bien chido con el parroquiano.