Quedó preñada por mis mecos pero la caliente de mi vieja embarazada

Descripción

Mi vieja y yo siempre hemos sido un par de calientes enfermos que nos la pasamos cogiendo como conejos, incluso ahora que está embarazada. Al principio, cuando se enteró, no quería, pero la calentura nos fue ganando y un día le dije que me dejara al menos comerle la panocha mientras ella me mamaba la verga en un rico 69. Empecé a lamerla la pepita hasta sentir que me echaba sus jugos en la cara y estaba a punto de venirme en su boca cuando se incorpora y me dice “no aguanto más, quiero sentirte” y se pone en cuatro patas para que le zampe la verga. Me excitó verla así, preñada y pidiendo verga como perra, que empecé a cogerla hasta botarle a los hermanitos del chamaco bien adentro en su panocha.