Se hace la muy macha cuando está acuartelada, pero cuando la pongo en cuatro se convierte en una perra obediente al servicio de mi verga.
⇓ DESCARGAR VIDEO
Se hace la muy macha cuando está acuartelada, pero cuando la pongo en cuatro se convierte en una perra obediente al servicio de mi verga.

Cuando la conocí en el antro, estaba de espaldas y lo primero que vi fue su tremendo culote, pero en eso me sorprendió viéndole las nalgas y volteó a verme directamente a los ojos. Ahí pude darme cuenta que la putita era militar y me imaginé que era una machorra asquerosa que iba a buscar a otra tortillera que le lamiera la panocha. Pero para mi sorpresa me invita unas chelas y me dije que no perdía nada, a lo mejor y podíamos compartirnos el culito de alguna de sus putitas. Sin embargo, me preguntó si yo tenía lugar y ahí me di cuenta que la perra podía estar buscando verga, así que le dije que me gustaba coger un buen culo de una zorra sumisa y obediente. Entonces, guiñándome un ojo, me dijo “lo sé, y por lo que vi a te gusta mucho el mío”.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed